Calabazas de invierno y de verano: ¡pruebalas!

Diferentes variedades de calabaza

 

La calabaza es el fruto en baya de la calabacera, y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas.
Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Algunas frutas como la sandía y el melón y hortalizas tan comunes como el pepino o el calabacín, pertenecen a esta misma familia.

 

Origen

La calabaza es una hortaliza originaria de Asia Meridional y se sabe que su cultivo ya se producía entre los hebreos y egipcios.
Su consumo se extendió desde Asia hasta América Central y, a partir de allí, llegó tanto al sur como al norte de este continente. Sin embargo, no fue hasta el siglo XV cuando los españoles introdujeron la calabaza en Europa, donde se extendió en mayor medida por los países de clima más cálido.
En un principio, la calabaza se cultivaba para el aprovechamiento de sus semillas más que para ser consumida como hortaliza, pero esta costumbre fue desapareciendo a medida que surgieron variedades con más pulpa y sabor más afrutado.

 

Temporada

Hay dos tipos de calabazas: las de invierno y las de verano, por eso, (con distintas variedades) encontramos calabazas en el mercado durante todo el año.
La calabaza de invierno es una variedad más dulce, pero más seca que la de verano, con menor contenido de agua y piel más gruesa. Tienen una vida útil mayor que las de verano gracias a su menor proporción de agua. Además, su piel gruesa les sirve de protección. Este tipo de calabazas pueden conservarse hasta seis meses.

Desde Educafood os animamos a probar las diferentes variedades de verano y de invierno preparando recetas acordes con las temporadas.

 

¿Cómo conservar las calabazas?

Enteras fuera de la nevera.

Cortadas en la nevera en la zona de las verduras y podrán conservarse una semana.

Si necesitas congelarlas es preferible hacerlo una vez que han sido cocinadas porque si se congelan crudas, en su descongelación las pérdidas de humedad serán importantes y, por tanto, se obtendrá una calabaza mucho más seca y de consistencia alterada.

 

PROPIEDADES NUTRICIONALES

El componente principal de la calabaza es el agua, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono y a su casi inapreciable cantidad de grasa, hace que sea un alimento de bajo aporte calórico.
Es buena fuente de fibra, que proporciona saciedad y mejora el tránsito intestinal por la alta presencia de mucílagos. Éstos son un tipo de fibra soluble que tiene la capacidad de suavizar y proteger las mucosas del tracto gastrointestinal.
En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en beta-caroteno o provitamina A y vitamina C. Presenta cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B tales como la B1, B2, B3 y B6. También proporciona calcio, hierro, fósforo y magnesio.

 

Sabías que….

Antiguamente, en algunos pueblos rurales de España, cuando un pretendiente no era del lugar, se le invitaba a comer en casa de la chica que quería cortejar. Si ella le ofrecía fuego para que encendiera su cigarro, aceptaba el noviazgo, ya que dar fuego se interpretaba como dar esperanzas. Pero si le servía un plato de calabaza, el chico no necesitaba preguntar nada, sino que se levantaba y se iba, había sido rechazado. De ahí proviene la famosa expresión “dar calabazas“.

 

¡Atención!

Recordamos que no todas las calabazas en el mercado son comestibles:  las calabazas ornamentales, que en algunos casos se parecen a sus primas comestibles en forma y color, pueden causar problemas gastrointestinales.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Estamos a tu disposición. Puedes enviarnos un email y te contestaremos lo antes posible.

©2018 EDUCAFOOD |

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?